La Ecléctica

La Ecléctica es una mezcla entre bar y anticuario, dos lugares totalmente diferenciados que se entrelazan en un concepto inusual que abre muchas posibilidades. Hemos tenido la oportunidad de reunirnos con Valentín Batalla, dueño de este singular local y nos ha explicado cómo surge este espacio cultural independiente de Cáceres situado junto a la Plaza del Duque.

Valentín Batalla
Valentín Batalla

¿Cómo se te ocurrió unir una tienda de anticuario con un bar?

Se me ocurrió porque a mí me gustan mucho las antigüedades, de hecho anteriormente tenía una tienda y como debido a la crisis que sufrimos apenas se vendía nada o muy poco, aproveché la oportunidad de coger el local de al lado que era un bar ya que yo había tenido varias experiencias con bares anteriormente, con lo cual, se me ocurrió la idea de unir ambos conceptos y surgió esto, un lugar en el que lo mismo podías estar tomándote un café y simultáneamente podías comprar un libro.

¿Qué tipos de objetos se venden? ¿Son aptos para todos los bolsillos?

Tenemos todo tipo de objetos, desde ventiladores, lámparas, libros hasta un futbolín que tengo por ahí, y claro que son aptos para todos los bolsillos ya que no tengo antigüedades de alto standing y de precios desorbitados, todas las cosas que tengo son cosas tipo vintage de los años 50, 60 y 70 quitando alguna excepción como el cochecito que tengo que es un poco más antiguo y data de los años 30. En definitiva, tengo cosas que actualmente se llevan mucho ya que ahora se ha puesto muy de moda este tipo de decoración.

¿Qué tipo de actividades se organizan en el bar?

Las actividades que organizamos son sobre todo exposiciones de pintura, fotografía, escultura… también hemos tenido alguna presentación de algún que otro libro y bueno en general todo lo que se nos va ocurriendo o nos van ofreciendo hacer.

¿Qué tiene que hacer un artista para exponer en la Ecléctica?

Para exponer en la Ecléctica, solamente tiene que venir y contactar conmigo, además de traer una muestra de su obra para que la pueda observar y ver de qué se trata, no hace falta más nada.